Lentejas humildes

IMG_0041 copia

Hola a todos nuevamente, en esta ocasión hemos elegido una plato muy económico y aunque muchos les añaden papas (patatas), calabaza, zanahorias,… nosotras hemos optado por unas lentejas sin mucha elaboración y sin complicación.

Unas lentejas con un poco de arroz blanco tienen un montón de alimento, es un plato económico como casi todas las legumbres e ideal para familias que quieren comer bien y no gastar mucho.

Hay varios tipos que podemos encontrar en las tiendas, pero en esta ocasión utilizaremos la de la variedad pardina.

IMG_0039 copia

Ingredientes:

  • 1/2 kilo de lentejas de la variedad pardina.
  • Un poco de aceite de oliva extra.
  • 1 trozo de chorizo.
  • 3 trozos de costillas desaladas ( las habremos puesto en remojo el día anterior para quitarle la salazón)
  • 5 dientes de ajos.
  • 1 cebolla blanca grande.
  • 1 cucharita de postre de comino en grano.
  • 1/2 manojo de perejil.
  • Sal gruesa.
  • Colorante alimenticio.

Preparación:

Como te recordamos en los ingredientes, las costillas que tienes que utilizar son de salazón. Eso quiere decir que tienen bastante sal, por lo que es necesario desalarlas. Pon las en un recipiente y cúbrelas con agua desde el día anterior para quitarle el exceso sal.

Primeramente trocea la cebolla y la rehogas en la olla o caldero que habrás seleccionado para realizar nuestro plato. Mientras, pela los dientes de ajo y lo pones en un mortero o almirez, con muy poca sal (unos granitos nada más), con el perejil troceado y el comino. Hacemos el majado y lo incorporamos a la cebolla y mezclamos.

IMG_0040 copia

Añade entre 3 a 3 litros y medio de agua, dependiendo de cómo quieras las lentejas, mas o menos caldosas. Pon un poco de colorante alimenticio (como media cucharita de postre), las lentejas, el chorizo cortado en rodajas y las costillas. Tapa y deja que se cocinen. Uno de los errores más comunes es que cuando están las lentejas, muchos apagan el fuego y piensan que ya están. Deja que el caldo coja el mismo color que las lentejas y aunque ya estén cocinadas, espera que el caldo empiece a espesar para que coja todo el sabor y pasado una hora aproximadamente prueba la sal y si hace falta añade un poco más. Para que tengas una referencia, para retirarlas del fuego, el caldo se tiene que haber consumido hasta la mitad de la cantidad que pusimos al principio.

Que las quieres más espesas, sólo tienes que dejarlas un poco más al fuego para que se consuma más el caldo o simplemente desde el principio le pones menos agua.

Esperamos que os haya gustado este plato de cuchara y hasta la próxima receta.

Rosario Pérez.