Salsa lactonesa de pimientos.

IMG_1178 copia

Como nos acercamos al verano, tenemos que ir pensando en salsas que podamos usar para elaborar nuestros platos y duren más que la mayonesa. Recuerda que ya compartimos una salsa ali-oli que no tenía ni lactosa, ni huevo (Lactonesa de ali-oli). En este caso hemos hecho una variante que te puede gustar y puedes sustituir por la mayonesa para darle un toque diferente a tus platos. La diferencia a parte del sabor son las proporciones de aceite y leche. En este caso es el triple de aceite que de leche porque el pimiento deja más líquida la mezcla. Piensa que si pones 100 ml de leche tendrás que poner 300 ml de aceite y por lo tanto te sale casi 500 ml de mezcla. Que no te gusta el ajo, pues se lo quitas y no hay mayor problema.

Ingredientes:

  • 1 medida de leche (50 ml)
  • 3 medidas de aceite de oliva virgen (150 ml)
  • 1/2 trozo de pimento asado de lata (si le añades más ten en cuenta que te quedará mas líquito y tendrás que añadirle más aceite)
  • sal
  • 1 o 1/2 diente ajo (según gusto)

Preparación:

Ponemos en un vaso de batidora el pimiento, el ajo y la sal. Trituramos hasta dejar que todo sea una pasta. A continuación añadimos la leche y mezclamos bien. Después y con mucha paciencia vamos añadiendo poco a poco el aceite en el lateral de vaso y hacemos movimientos arriba y abajo para que entre aire a la mezcla. Cuando ya pongas la tercera parte de aceite te darás cuenta que irá espesando a medidas que vayas haciendo el movimiento ascendente y descendente.

Ya sólo te queda ver con qué vas a disfrutarla 😉

Trinidad Padrón

Anuncios

Salsa ali oli con lactonesa sin lactosa y sin huevo (la sustituta ideal a la mayonesa)

IMG_0750 copia

La lactonesa es una salsa que suele ser la sustituta a la mayonesa por no tener huevo en su elaboración. En esta receta hemos utilizada leche sin lactosa, pero si eres vegano puedes utilizar otra leche, como por ejemplo la de soja. Es una salsa que no es como la mayonesa que no aguanta de un día para otro. Su caducidad es de tres días en la nevera y si tienes que llevártela para algún sitio no tienes la preocupación de la salmonella porque no tiene huevo.

La elaboración es sencilla pero hay que llevarla a pie de la letra porque se te puede cortar o no integrarse bien el aceite. Se quieres preparar más cantidad recuerda que llevará el doble de aceite que de leche.

Ingredientes:

  • 1 diente de ajo.
  • una cucharita de postre de sal gruesa.
  • unas cinco ramitas de perejil
  • 200 ml de aceite de oliva.
  • 100 ml de leche sin lactosa.

Preparación:

En un vaso para batidora de brazo pon el diente de ajo, la sal y las ramitas de perejil. Sin añadirle nada mas tritura con las cuchillas del batidor. Cuando esté un poco triturado añade la leche. Has movimientos arriba y abajo para que coja aire la leche y se triture aún más el ajo con la sal y el perejil. A continuación vete vertiendo el aceite por una lado del vaso muy poco a poco al mismo tiempo que sigues haciendo movimientos arriba y abajo para que coja aire la mezcla. El aceite siempre poco a poco y parando de vez en cuando para que se integre bien. Cuando te quede poco verás como se irá espesando. Antes de terminar prueba la sal a ver si hay que rectificarla y sigues batiendo hasta que no te quede más aceite. Sigue un poco más para que coja cuerpo como la que ves en la fotografía.

Ahora ya es cuestión de tu imaginación para qué la vas utilizar, nosotras te damos ideas: para acompañar las croquetas, para untar un bocadillo o un sandwich, para unas papas (patatas fritas), …

Trinidad Padrón.